536. Ode Intimations of Immortality from Recollections of Early Childhood


Featured image

“What though the radiance which was once so bright     

Be now for ever taken from my sight,  

    Though nothing can bring back the hour      

Of splendour in the grass, of glory in the flower;          

      We will grieve not, rather find       

      Strength in what remains behind;   

      In the primal sympathy      

      Which having been must ever be;  

      In the soothing thoughts that spring

      Out of human suffering;     

      In the faith that looks through death,          

      

Thanks to the human heart by which we live,    

Thanks to its tenderness, its joys, and fears,    

To me the meanest flower that blows can give 

Thoughts that do often lie too deep for tears.”   

“Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la yerba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo…

En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.

Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme idéas que, a menudo
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas”.

William Wordsworth (1770–1850)

Anuncios