microrrelato de mierda

Featured image

No se lo pensó, nada más declarada la guerra fue uno de los primeros en alistarse, ya era un cadáver y pensó que ya que su vida no tenía ningún valor al menos su muerte serviría para que otro pobre diablo conservara la suya aunque no se lo mereciera. Él quería morir y no haría nada por impedirlo, es más, actuaría de forma temeraria y suicida exponiéndose hasta conseguirlo. A pesar de sus esforzados intentos, el destino despiadado se mofaba de él negándole su deseo. El último día de la guerra, tras largos y penosos años combatiendo tan sólo había conseguido medallas, ascensos y reconocimientos, algo humillante para un cadáver, para alguien que ya estaba muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s