ShitLENDER MAN


Resultado de imagen de Slender Man

A la altura de joyitas del séptimo arte como “0uija”, “Ouija 2” o “Winchester” encontramos esta producción que aprovecha el concepto de “creepypasta” que viene a ser como una historia sin pies ni cabeza que comienza a rular por interrnet y acaba por convertirse en una especie de leyenda urbana con sólidas bases científicas e históricas una historia que siempre te cuenta el primo segundo del compañero de piso del amigo de la mili de tu cuñao como fue, en su momento el famoso caso del perro, la mermelada y Ricky Martin en Sorpresa Sorpresa que marcó sin duda la pre-adolescencia de la juventú y porrerío de hace veinte años en los que aún no había Internet y todos eramos mucho más inocentes, claro que en aquel momento el tema no dio para una película de terror-intriga pero sí muchos casos de gente que había visto el video del suceso.

Quién es “Slender Man”?, pues por lo que parece una desconcertatnte y trajeada figura que al parecer seduce niños sin que nadie lo sepa y luego los deja traumatizados porque nadie cree su historia, podríamos estar hablando perfectamente de una película de curas pederastas y a nadie le extrañaría, pero no, se trata de un monstruito que pretende dar miedito sin llegar a conseguirlo. Todo en el contexto de un típico instituto de los united states, con l@s típc@s mongolit@s con móviles que una noche al no tener nada mejor que hacer después de purgar los radiadores deciden realizar una invocación al citado personaje viendo un video editado en el Windows media center y subido al Youtube para luego empezar a flipar en colores por consumo de ácido o al menos eso es lo que pude concluír entre cabezada y cabezada. Una película que hace compadecerse de aquell@s que osaron pagar por verla en el cine.

Recomendable si sabes a lo que vas y te tomas la cosa con un poco de humor. Por cierto, lo del perro y Ricky Martin daba más cosica.

Anuncios

Tu hija la feminazi


Pensando en Voz Escrita

Me pregunto si tienen que encontrarme violada y asesinada en una cuneta para que mi padre deje de compartir mierda antifeminista.

¿Me conoces lo más mínimo?
¿Yo no trabajo?
¿No he hecho, además, trabajos “de hombre” que requieren esfuerzo físico sin poner excusa?
¿Maltrato a los hombres?
¿Me siento superior?
¿No vivo actos machistas?

Esto quizá no lo sabes, podrías sentarte frente a mí y preguntarme. Preguntarme por qué cogí miedo a salir de noche, preguntarme si algún chico me ha forzado a hacer algo que no quería, preguntarme si llego con miedo a casa las pocas veces que salgo de noche, preguntarme qué tal mi experiencia trabajando como obrera rodeada de hombres. Preguntarme si en una entrevista de trabajo me han preguntado si tengo pareja y si tengo intencion de tener hijos. Podrías preguntarme cuánta gente me ha llamado machorra o creído lesbiana por llevar el pelo corto y…

Ver la entrada original 406 palabras más