Ay que te pillo

Querida Mina:
Ya me olía yo la tostada de que ser escritor fantasma en Transilvania no iba a ser mejor que serlo en el sótano de Stifen kin junto a otros doce simios autistas con sobrepeso. Al llegar a la parada del bus me recogió un taxista que estaba escuchando a Fedeguico Joméniz los Góllums y que levaba un cartel en la guantera que rezaba: «prohibido comer y peinarse» pero cuando me di cuenta ya era demasiado tarde, me pasé el viaje discutiendo con él sobre si Ortega Cano era o no nihilista hegeliano y al llegar al castillo del conde, que era sorprendentemente parecido al taxista, me recibió con una cena vegana del Mercadona para a continuación explicarme sus intenciones de autopublicar en Amazon una neo novela experimental no lineal en lenguaje inclusivo o tal vez austrohúngaro sobre unos vampiros que padecían bruxismo nocturno, así como insistir en su idea de que, efectivamente, Ortega Cano ERA nihilista hegeliano.


Mina, mi existencia desde que llegué al castillo es un infierno. No hay internet y el wifi funciona a veces. El conde me obliga a escribir sin permitirme escuchar mi canción favorita: «Madre, soy cristiano homosexual» (sabes que eso es lo que me ayuda a inspirarme) y también me tortura obligándome a sentarme con él para ver la serie de los anillos de poder y la casa del dragón. Después debo comentar cada episodio en un Film de cinema si no intenta convencerme para jugar conmigo al «Ay que te pillo» con erótico resultado.

Ayer el conde me recomendó encarecidamente que no saliera de mis aposentos entre la puesta y la salida del sol puesto que no tenía tarifa plana de luz y podría hostiarme con algún mueble por estar todo a oscuras y tras desobederlo lo sorprendí abusando a la luz de la luna de unos niños cíngaros en unos arbustos que hay bajo mi ventana aunque luego él me explicó turbado que no eran niños, si no enanos mayores de edad y que sólo estaban jugando al «Ay que te pillo» con erótico resultado.

El impostor me ataca y como escritor fantasma entiendo que llamar a las puertas del recuerdo se ha convertido para mí en algo doloroso. Hecho de menos el sótano de Stifen King.

Te quiere, tu Jonathan.

Post Scriptum: Acabo de orinarme en los pantalones y nadie puede ya evitarlo.

Anuncio publicitario

9 respuestas a “Ay que te pillo

  1. Joiel 24 octubre, 2022 / 11:19 pm

    He llorado, he gritado, he sufrido he gozado con esta grande epopeya. A partir de ahora todas tus historias debieran comenzar con un «Del visionario autor de Ay que te pillo».
    Son muchas las dudas que asolan mi ser, ¿acaso Fedeguico es poseedor de algún anillos de Power Ranger? ¿Es Ortega Cano cristiano homosexual? Y la más importante, ¿qué sabe vuesa merced de esos ananos tan simpáticos?
    Gracias, de corazón, por esta odiosea, es lo más chido que te he leído en incontables eones.

    Le gusta a 1 persona

    • A. R 30 octubre, 2022 / 5:22 pm

      Respondiendo a sus dudas en orden de aparición: Sí, posee el anillo corazón del capitán planeta; Dicen que es nihilista-hegeliano y que le gusta Sober y Ella baila sóla; Los ananos magyares por los que se interesa poseían un blog sobre magdalenas caseras ya inutilizado me temo y es lo único que sé sobre ellos. Le agradezco, de curasao, su lisonjas inmerecidas.

      Le gusta a 1 persona

      • Joiel 2 noviembre, 2022 / 12:22 am

        Detalle curioso: algunos miembros de Sôber perdieron el pelo tras visionar el famoso vídeo de Ricky Martin en ¡Sorpresa, Cremosa Sorpresa!

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s